OBJETIVO DEL CURSO

LA LIBERTAD

¿Qué se puede decir sobre la libertad? ¿Qué se ha dicho sobre la libertad?

«El mayor don que Dios, en su liberalidad, nos hizo al crearnos, como más conforme a su bondad, y el que más aprecia, fue la libertad». Así le dice Beatriz a Dante en el V canto del Paraíso. Para el poeta italiano, la libertad es el mayor don que Dios nos ha dado.

Por su parte, el Ingenioso Hidalgo le dice a su noble escudero: «La libertad, Sancho, es uno de los dones más preciosos que a los hombres han dado los Cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar encubre. Por la libertad, así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida». Según el Quijote, debemos aventurar la vida por la libertad.

Por su parte, el entonces cardenal Ratzinger, un hombre que vive en un contexto mundial muy distinto al de Cervantes y Dante, dice: «en la conciencia actual de la humanidad la libertad aparece en gran medida como el bien supremo por excelencia».

La libertad es el mayor don, se debe aventurar la vida por ella, es el bien supremo por excelencia.

Jesús es un hombre radicalmente libre. Lo manifestó paso a paso en su vida. Y también en la forma que tuvo de enfrentarse a su propia muerte. Hoy nuestro mundo tiene también sed de libertad. Los pueblos se quieren liberar de la opresión, la que viene de sus propios gobernantes y la que viene del dominio de otros pueblos. Los jóvenes quieren librarse de la autoridad de sus padres para poder hacer su voluntad. Cualquier forma de autoritarismo es socialmente mal vista. La consigna de la libertad es de las pocas que son todavía capaces de conseguir que gentes de todas clases e ideologías salgan a la calle y se manifiesten en defensa del derecho sagrado de la libertad.

Pero ser libre sigue siendo una aventura difícil, un camino arriesgado. Significa asumir la responsabilidad de tomar las riendas de la propia vida. Implica asumir también los errores sin buscar excusas, sin echar la culpa a los otros. Eso es difícil. Eso cuesta, no se nace libre sino que se aprende a ser libre con esfuerzo.

El Evangelio pone de manifiesto la libertad de Jesús. Para defender su propia opción no tiene miedo a enfrentarse. Se siente libre de los lazos sociales y de los lazos familiares. Porque “para ser libres nos liberó Jesús. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud.” (Ga 5,1). Esa libertad le llevó a Jesús al enfrentamiento con la sociedad de su tiempo. Le llevó a la muerte. Pero no renunció a ella por la vida. Le pudieron quitar la vida pero no la libertad.

“Porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; sólo que no toméis de esa libertad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por amor los unos a los otros.” (Ga 5,13).

La libertad un medio para servir a los demás, para hacer el bien; en definitiva: un medio para AMAR


ULTIMAS NOTICIAS

FACEBOOK